UNA HISTORIA MUY TRISTE DE AMORūüíĒ BASADA EN HECHOS REALESūüíĒ EL FINAL DE HAR√Ā LLORAR

historia muy triste .....

Tranquila ... La noche llegó a su posesión hace aproximadamente una hora, una niebla humeante girando alrededor de la tierra. En el rincón más alejado del cementerio, en una de las tumbas, un sauce solitario se inclinaba. El cálido viento del verano caminaba en sus ramas. Y solo el susurro de las hojas y el llanto de un ave nocturna perturbaron la paz de este lugar. Incluso la luna se atrevió a lanzar un solo rayo de luz plateada.
Abajo del √°rbol yace una figura oscura. Pero luego se levant√≥ y se movi√≥, balance√°ndose, hacia la puerta. Una joven paseaba por callejones oscuros que ni siquiera estaban iluminados por la luz de las ventanas. Parec√≠a que solo estaba vagando sin rumbo por la ciudad. Una hora m√°s tarde, ella fue a un edificio de cinco pisos sin describir, despu√©s de estar un minuto indecisa, todav√≠a entr√≥ a la casa. Habiendo llamado a uno de los apartamentos, comenz√≥ a esperar noticias de qu√©. En el umbral apareci√≥ fea mujer de pelo gris de 45-50 a√Īos. Pero hab√≠a algo en su apariencia que atestiguaba el sufrimiento experimentado. Esto fue confirmado por el pelo gris tan temprano y las arrugas profundas que se combinaron de manera tan injustificable con los ojos verdaderamente j√≥venes.
Estaba de pie con una t√ļnica azul lanzada casualmente sobre fr√°giles hombros y una figura delgada y delgada, incapaz de decir una palabra. Las l√°grimas rodaron lentamente de sus ojos. Y el extra√Īo se qued√≥ quieto y mir√≥ a la mujer, y se qued√≥ en silencio, sin apartar los ojos.
Finalmente, la mujer se recompuso y le habl√≥ a la ni√Īa.
"Hija, querida ..." pero su voz era tan sofocada y se quebr√≥ con cada palabra que dijo las √ļltimas palabras casi en un susurro. Ella comenz√≥ a abrazar a su hija, que no entend√≠a nada. Despu√©s de que entraron en el apartamento, ella pregunt√≥ con entusiasmo:
- Se√Īor, ¬Ņa d√≥nde has ido? ¬ŅD√≥nde has estado todo el tiempo? Marinochka, bueno, que est√°s en silencio todo el tiempo, ¬°di al menos algo!
Pero Marina estaba sentada, enterrada en la pantalla apagada del televisor. Luego miró a la mujer vacía.
"Yo ... no recuerdo nada". Donde estoy Quien eres tu Y ... quien soy yo?
La madre de Marina se sorprendió al escuchar. Ella no encontró de inmediato qué decirle a su hija.
- Marina, ¬Ņqu√© est√°s diciendo? ¬ŅNo me recuerdas? ¬ŅLo hiciste realmente? ... y luego el verdadero significado de lo que se escuch√≥ le vino a la cabeza: ¬Ņhas perdido realmente la memoria?
"Lo siento, pero realmente no recuerdo nada". Dime, te lo ruego! - miró a mamá suplicante.
- Bien, bien.Tu nombre es Marina, eres mi hija. Eso es suficiente por ahora. Ahora b√°√Īate y vete a la cama, y ‚Äč‚Äčma√Īana intentaremos descubrir qu√© te sucedi√≥.
- Bueno, - Marina no tenía ni la fuerza ni el deseo de resistir. Ella realmente quería dormir.
Un poco de pensamiento, agregó en voz baja: - Mamá.
De alguna manera era extra√Īo e inusual llamar a un extra√Īo una palabra tan nativa.
Por supuesto, Marina comprendi√≥ que no consideraba a Natalya Viktorovna nativa solo porque no la recordaba. Pero esta era su propia madre. Marina entendi√≥ perfectamente que su madre la ama y que ella tambi√©n la ama. Solo esta sensaci√≥n en alg√ļn lugar profundo de su interior, donde se encuentran sus recuerdos. Pero, ¬Ņqu√© deber√≠a hacer ahora, c√≥mo comportarse para no ofender a la madre?
Con estos pensamientos sombríos, Marina se durmió en una cama nueva para ella y en una nueva habitación. A partir de este día, nuevas cosas viejas la rodearán todo el tiempo.
Al d√≠a siguiente, Natalya Viktorovna le cont√≥ a Marina sobre su vida pasada. Marina aprendi√≥ que ella y su madre viven solas, porque el padre de Marina muri√≥ en el trabajo y su madre nunca se volvi√≥ a casar, por lo que ella misma cri√≥ a su hija. Viven en una peque√Īa ciudad de provincia, as√≠ como el hecho de que Marina est√° estudiando en la clase superior.
Esa noche Marina no volvi√≥ a casa.Mam√° comenz√≥ a preocuparse cuando no regres√≥ a las once y media, porque era diferente a ella. No durmi√≥ toda la noche, pero Marina nunca apareci√≥. Natasha en todos los sentidos ahuyent√≥ todos los terribles pensamientos que sub√≠an a mi cabeza. Y temprano en la ma√Īana fui a la estaci√≥n de polic√≠a. Pero los valientes oficiales de la ley decidieron que no hab√≠a llegado el momento del p√°nico y que era demasiado pronto para comenzar la b√ļsqueda. Al final, ella decidi√≥ tratar de encontrar a su hija. Pero por alguna raz√≥n, ninguno de los amigos de Marina la vio esa noche.
Desde entonces, han pasado tres d√≠as. Oficialmente se inici√≥ la b√ļsqueda de la ni√Īa que no dio ning√ļn resultado.
* * *
Todos los días Marina pasaba en casa con su madre. No fue atraída a ninguna parte, quería paz y tranquilidad, especialmente porque su memoria le volvió muy lentamente. Ella siempre aprendía algo nuevo, poco a poco recordando algo. Pero no pude decir nada a las preguntas sobre esos pocos días, como si no hubiera ninguna.
Dos semanas despu√©s, Marina volvi√≥ a la escuela. Ella ya recordaba a sus compa√Īeros y la reconoc√≠a f√°cilmente, por lo que no hab√≠a inconvenientes en la comunicaci√≥n.
- ¬°Oh, hab√≠a un alma perdida! - grit√≥ Lyonka, apenas vi√©ndola al principio del corredor.- Marinka, ¬Ņpor qu√© dejaste tu equipo favorito y organizaste vacaciones no planificadas para ti?
- La pereza, déjame en paz, pero ... no quiero hablar de eso.
- Est√° claro que los planes de Napole√≥n se implementaron con la implementaci√≥n de Stalin, y nuestro peque√Īo Bestuzhev no est√° contento, ¬Ņverdad?
- No. Escucha, ¬Ņno tienes nada que hacer?
- Absolutamente, así que tendrás que aguantarme.
Marina agitó la mano y, dejándole de escuchar, fue al aula. Una lección estaba por comenzar.
En la escuela, todo era b√°sicamente a la antigua, pero hab√≠a alg√ļn tipo de tensi√≥n, especialmente cuando ella ingresaba a la clase. Marina a menudo notaba que los compa√Īeros de clase a menudo la miraban, lo que claramente mostraba simpat√≠a mezclada con algo vago.
La vida volv√≠a gradualmente a su habitual canal de calma, pero de todos modos, algo nos imped√≠a vivir en paz, perturbando el alma de la ni√Īa. Aunque sus familiares y amigos parec√≠an haberse olvidado de su desaparici√≥n, la propia Marina no pod√≠a olvidar nada y, por lo tanto, hizo intentos desesperados de restaurar los acontecimientos de aquellos d√≠as. Mam√° la llev√≥ un par de veces a m√©dicos, especialistas en este campo. Pero ni la hipnosis ni otros m√©todos ayudaron, y por lo tanto se encogieron de hombros, diciendo que era por el shock experimentado y que todo pasar√≠a por s√≠ solo. Frases est√°ndar cuando no saben qu√© decir.
Se aconsej√≥ a Natalia Viktorovna que no presionara la psiquis del ni√Īo, todo vendr√° a la mente cuando el subconsciente lo desee, es posible que se necesite un tipo de catalizador para esto, como resultado de lo cual los recuerdos volver√°n.
Por supuesto, en esto tenían razón, pero no se volvió más fácil.
* * *
Tomó más de un mes. Marina se fue a pasear con amigos, se volvió divertida, estudió de buena gana. Natalia Vladimirovna finalmente dejó de preocuparse. Pero solo la chica misma se sentía vacía en sí misma, solo le faltaba algo.
Entonces, un día ella se despertó de su propio grito, su cobarde, y las lágrimas corrían por sus mejillas en una corriente ardiente y ardiente.
En su grito corrió madre. Una mirada asustada se deslizó por la cama vacía y se posó en una silueta oscura cerca de la ventana. Marina se quedó con los brazos envueltos alrededor de sí misma y miró hacia el negro abismo de la noche.
- Marina, ¬Ņqu√© pas√≥? ¬ŅTuviste un mal sue√Īo? Te escuche gritar
Pero Marina no tenía prisa por responder preguntas y seguía mirando por la ventana.
- Marina, ¬Ņpuedes o√≠rme? - Natalya Viktorovna se acerc√≥ a ella y le dio un peque√Īo abrazo. - Mi ni√Īa, ve a la cama, fue solo un mal sue√Īo.No se pare cerca de la ventana, de lo contrario definitivamente se resfriar√° y, sin apretar mucho el hombro, sac√≥ a la ni√Īa de la ventana. Marina pareci√≥ despertarse del sue√Īo, obedientemente se fue a la cama. S√≥lo que ella no logr√≥ dormir. Aunque ella no pod√≠a entender cu√°l era su sue√Īo. Pero sab√≠a que lo que era muy importante para ella estaba oculto en √©l, y hasta que no entendiera exactamente qu√©, ni siquiera la dejar√≠a dormir bien. No entend√≠a qu√© pasaba, pero despu√©s de este sue√Īo tuvo un nuevo sentimiento: un sentimiento de p√©rdida irreemplazable e irreversible, como si hubiera perdido a una persona cercana y muy, muy cara, sin la cual no es posible vivir. Las l√≠neas del verso de Marina Tsvetaeva surgieron al azar en la memoria:
... Lo sé todo - no lo detengas,
De nuevo vimos - no es un amante,
Donde cae el amor
Hay un jardinero de la muerte.
‚Äú¬ŅPara qu√© sirve?‚ÄĚ, Solo Marina pudo pensar, sumergi√©ndose en el sue√Īo que ya la hab√≠a vencido.
* * *
Así pasó una semana: largas noches de insomnio, sentimientos y temores incomprensibles, pensamientos tristes.
Marina se metió completamente en sí misma, no habló con nadie, ni siquiera con su madre; A los amigos no les cabía. Todo quedó pensativo, en silencio, y, sucedió, se detendría cerca de la ventana y miraría en la distancia.Y a la pregunta de dónde, respondió con una sonrisa triste y mirada vacía.
Simplemente, ella misma no sab√≠a qu√© la hac√≠a mirar constantemente por la ventana. Ella simplemente carec√≠a de algo. En el coraz√≥n de la ni√Īa hab√≠a un rinc√≥n absolutamente vac√≠o, y este vac√≠o era perturbador. Marina estaba muriendo silenciosamente, sufriendo de un dolor incomprensible, que incluso ella misma no pod√≠a explicar.
Parec√≠a tenerlo todo: amigos, madre. Pero la ni√Īa ya estaba molesta por su cuidado y tutela, sab√≠a que era solo por sus intentos de hacer que Marina olvidara su dolor.
"Pero como no entienden", pensó, "nunca será lo mismo que antes, esta vez se ha ido para siempre, nunca volveré a ser lo mismo que antes".
* * *
Pernocte. Tan silenciosamente, no se escucha un solo sonido, excepto, como un reloj que repitió obstinadamente y monótonamente "Tic-to-tik ... Tik-to-ka ..." Natalya Viktorovna estaba durmiendo tranquilamente en la habitación contigua.
Marina abri√≥ bruscamente los ojos. "Es un sue√Īo otra vez, solo un sue√Īo, el mismo", destell√≥ a trav√©s de la cabeza de Marina. Ya hab√≠a empezado a acostumbrarse a ese despertar, sobre todo porque el sue√Īo era el mismo, aunque no pod√≠a recordar un fragmento.
Pero esta vez, algo estaba mal. Ella sintió que no se despertó a causa de una pesadilla, pero que alguien la había despertado, alguien la había llamado.
Ella tiene que ir ... ahora o nunca ...
Marina se levantó bruscamente, se puso los vaqueros y el chaleco y comenzó a abrirse camino lentamente. Era difícil caminar en la oscuridad total. Marina no quería encender la luz para no despertar a su madre y, por lo tanto, tenía que moverse al tocarla.
Sin siquiera llevar sus zapatos, Marina corrió descalza por la calle. El frescor y la frescura de la noche de primavera la golpearon en la cara, una ligera brisa soplaba en su cabello. Se detuvo por un momento, inhaló el aire de la noche con el pecho lleno y siguió adelante.
Corri√≥ sin mirar atr√°s, sin pensar en d√≥nde llevaban las piernas. S√≥lo corri√≥ Algo desconocido la estaba llevando por delante, era se√Īalar el camino. Varias veces Marina se detuvo con el deseo de dar marcha atr√°s, pero la necesidad de avanzar era m√°s fuerte que ella.
Ya medio dormida, sin entender realmente lo que estaba haciendo, Marina lleg√≥ al cementerio. Sin detenerse, pas√≥ por la puerta principal, que por alguna raz√≥n estaba abierta a una hora tan tard√≠a, y se detuvo. Como si despertara de un sue√Īo, mir√≥ a su alrededor sorprendida. Su mirada se pos√≥ en un hermoso monumento frente a ella: en la parte superior hab√≠a un coraz√≥n de granito rojo, √°ngeles de m√°rmol arrodillados a cada lado, con las manos cruzadas en oraci√≥n. Y ante el coraz√≥n de una ni√Īa afligida.
Abajo, ella leyó el epitafio:
“La muerte no es nada; en la eternidad nos encontraremos; la eternidad es nuestro amor ...
Las lágrimas corrían por mis mejillas. Imágenes, animadas, coloridas y, lo que es más importante, reales, corrían a través de un flujo brillante ante mis ojos.
Aqu√≠ est√°n sentados en el sof√°, tocando m√ļsica lenta. Alex toma su mano. Record√≥ sus palabras: "Pase lo que pase, recuerda: mi amor por ti es eterno". Marina incluso sinti√≥ el agrio olor de su desodorante.
Ella recordaba todo, recordaba a Alex.
* * *
Su amor comenzó como en un libro. Era un tipo simpático y divertido, pero cuando se conocieron en una fiesta de amigos mutuos, Marina no le prestó atención. Pero luego, habiéndose encontrado de alguna manera en la calle, entablaron una conversación y ni siquiera se dieron cuenta de cómo llegó la noche. Marina recordó que su novio tenía que venir a ella y se apresuró a ir a casa.
Con Alex accedió a reunirse de alguna manera y cenar juntos. Así que comenzaron a reunirse de vez en cuando, pero gradualmente la frecuencia de estas reuniones aumentó, y ya se veían todos los días: cenaban juntos o simplemente caminaban por la ciudad.
Los sentimientos de Marina por Slavka se enfriaron gradualmente, no sabía cómo estar en esta situación. Por un lado, simplemente no podía prescindir de Alex por un día, pero por otro lado no quería separarse de Slava, porque estaban vinculados por muchas cosas, y sentía que simplemente estaba obligada a él por todo.
Slavka sinti√≥ que su actitud hacia √©l hab√≠a cambiado mucho, y Lech era la raz√≥n de esto. Slavka se volvi√≥ muy irritable, dej√°ndose llevar por cada peque√Īa cosa, lo que era muy desconcertante y desalentaba a Marina.
Una vez, Lesha le preguntó a Marina qué sentía por Slavka. Marina sabía que podía confiar en él. En general, ella se sentía muy fácil con él, no necesitaba aprender palabras cuando hablaba, ellas mismas eran libres. Y entonces ella dijo que simplemente nunca amó a Slavka, que simplemente le gustaba mucho y era un adulto, pero su comportamiento ideal, su cuidado eterno y obsesivo y su total tranquilidad eran absolutamente insoportables. Además, habían estado juntos por mucho tiempo, e incluso ella no quería reunirse con él en absoluto, pero ... Pero solo para renunciar a él tenía la intención de romper su corazón, es decir, de traicionar. Pero no pudo hacerlo, porque Slavka siempre fue muy amable con Marina y realmente la quería mucho.
- Sabes, t√ļ, Marisha, por supuesto, por un lado, act√ļas noblemente, pero por otro lado, ser√≠a mejor si le contaras todo de una vez, porque esas relaciones como las que ahora causan m√°s dolor.
Marina pensó en esta conversación durante mucho tiempo y prácticamente tomó una decisión.
* * *
Han pasado unos días. Marina no vio a nadie. Slavka no había visitado por mucho tiempo. Anteayer, ella se peleó con Alex. Mientras ella iba a casa llorando, definitivamente estaba cansada de todo. Al principio, se aseguró a sí misma que todo esto pasaría, que seguiría reuniéndose con Slava y que todo volvería gradualmente a la normalidad. Pero su alma, toda su naturaleza, protestó contra tal resultado.
La noche siguiente fue decisiva en la lucha de su alma. La Bastilla fue tomada, y ella finalmente decidi√≥ dar un paso muy dif√≠cil. Despu√©s de una noche casi de insomnio, Marina no pudo sentarse en el lugar todo el d√≠a y solo tratando de calmar sus nervios, redise√Ī√≥ todo el trabajo en el que pod√≠a pensar en su casa. En la noche lleg√≥ Slavka, el coraz√≥n simplemente salt√≥ de su pecho de miedo, el cuerpo le doli√≥, incluso cada hueso reaccion√≥ al siguiente. Marina, sin levantar la vista, apenas exprimi√≥ que ya no quer√≠a ser su novia.
Es extra√Īo, pero Slava reaccion√≥ con mucha calma. Pero, de hecho, ambos entendieron lo que le cost√≥ esta calma. Todo dentro estaba lleno de resentimiento y rabia, porque √©l amaba tanto a esta chica, apenas conteni√©ndose,s√≥lo pregunt√≥ una cosa:
Por que
Debido a los sentimientos de culpa que presionaban a Marina, ella simplemente no sabía qué responder.
- Ya ves, Slava, eres lo mejor que he tenido. Cada ni√Īa so√Īar√≠a con eso. Pero para m√≠ eres demasiado √°ngel, demasiado perfecto ... - ella no termin√≥, solo se detuvo por un segundo, o m√°s bien eligi√≥ las palabras.
- No hay gente perfecta, Marina, no.
- Eslavos, no entiendes. Lo ideal no es si fumas o bebes, no c√≥mo te vistes, son peque√Īas cosas que son insignificantes para los verdaderos sentimientos. Lo principal es c√≥mo me trataste. Tu ternura, cuidado, caricia, tu amor: en esto eres simplemente perfecto, simplemente inalcanzable para m√≠, porque no soy as√≠, no te encajo y no te merezco. Entiende, necesitas una chica que te ame tanto como puedas. Y solo te lastimo.
- ¬ŅQui√©n te dijo eso?
- Te estoy diciendo esto. No estoy ciego, y veo perfectamente que obviamente no me necesitas.
- ¬ŅC√≥mo puedes saber a qui√©n necesito? ¬ŅO decidiste decidir por m√≠ lo que quiero y a qui√©n necesito? Tal vez te necesito exactamente? - su voz era apagada, pero confiada. Estaba claro que estaba herido por todas estas palabras, pero, desafortunadamente, nadie pudo cambiar nada, y ambos lo entendieron. - Marina, y sin embargo realmente te quer√≠a mucho.
Marina miró su figura, sobre sus hombros caídos y su cabeza hacia abajo, y susurró suavemente:
- Pero yo no te tengo. Lo siento
Escuchó que era suficiente.
Se separaron La sola idea de esto era inusual: Marina no podía percibir de inmediato que Slavka no volvería a venir.
Pero pasaron los d√≠as, ella camin√≥ con Alyosha. No decidieron inmediatamente reunirse, decidiendo razonablemente esperar un rato. Pero a√ļn as√≠, a muchos no les gustaba su relaci√≥n. Los amigos comenzaron a ir menos a menudo, el mejor amigo trat√≥ de no llamar la atenci√≥n, pero Marina estaba enamorada y simplemente no se dio cuenta de todo esto. Solo necesitaba a Leshka. Pasaron todo su tiempo libre juntos, todo parec√≠a estar bien.
Pero fue solo a primera vista. Entonces, un d√≠a, Leshka lleg√≥ antes de lo habitual, pero antes de eso, una noche no apareci√≥ en absoluto. Marina inmediatamente sinti√≥ que algo estaba mal, especialmente porque Alex ten√≠a la ansiedad escrita en su frente. Lyoshka estaba temblando, quer√≠a decir algo, pero a√ļn no pod√≠a comenzar.
"Está bien, dígalo como es, no tenga miedo, no lo mataré", Marina trató de hablar con voz calmada y alentadora.
- Sí, es fácil para ti hablar. Bueno, en general ", comenzó Lechha," tuve una conversación seria ayer con Slava y el resto de los hermanos.
Entonces Marina entendi√≥ parcialmente, probablemente debido al hecho de que ya estaba escuchando en un o√≠do.En general, se dio el caso de que durante alg√ļn tiempo no deb√≠an verse. Entonces Lyoshka dijo que la amaba, que no necesitaba a nadie m√°s que a ella, y que estar√≠a muy aburrido, pero que era necesario para su propia felicidad. Ella f√°cilmente le crey√≥.
M√°s d√≠as grises se extend√≠an, a veces se reun√≠an en secreto, pero solo para que nadie lo supiera. Durante esas reuniones fugaces, fue sorprendentemente amable y tierno, y Marina le asegur√≥ que todo estar√≠a bien, que pronto estar√≠an juntos. Pero los d√≠as pasaron. Nada cambi√≥, se vieron en compa√Ī√≠as comunes, pero en tales casos, Leshka se limit√≥ a saludar con la cabeza y simplemente no se fij√≥ en ella. Y, solo, lo bes√≥ ansiosamente. Al final, Marina se confundi√≥ por completo.
Una vez que Marina preguntó cuál era la relación entre ellos, quiénes eran el uno con el otro, a lo que Lyosha respondió que tenían que ser amigos. Le dolió por sus palabras, pero ella lo soportó. Esta incertidumbre e incomprensibilidad duró alrededor de un mes.
Y una vez hubo una fiesta sobre un chico de la multitud. Antes de esto, Marina no hab√≠a visto a Lesha durante varios d√≠as y, por lo tanto, logr√≥ extra√Īarla terriblemente.Por la noche, se estaba preparando como deb√≠a, recogi√≥ su ropa durante mucho tiempo, puso su cabello rebelde en orden e hizo todo lo posible para no verla en absoluto al 100%, sino al 230%.
Y ahora son√≥ el timbre, todos ya estaban reunidos, solo Lesha estaba desaparecida. La puerta fue abierta por Andrew, el h√©roe de la ocasi√≥n. Marina no vio a los que vinieron, pero escuch√≥ voces, aunque no pudo distinguir las palabras. Y aqu√≠ apareci√≥ ... pero no solo, sino con una chica, un perro faldero natural. Marina trat√≥ de captar su mirada y ver las explicaciones en √©l o no, simplemente no quer√≠a creer en la mezquindad, quer√≠a ver la anterior ternura y el amor, una sonrisa tierna. Pero una mirada fue suficiente para comprender que esta pareja risue√Īa apenas pod√≠a contenerse para no atacarse mutuamente de forma apasionada. Despu√©s de media hora, refiri√©ndose a un dolor de cabeza, a√ļn se retiraban en la habitaci√≥n contigua vac√≠a, pero esto caus√≥ que Marina se enfermara a√ļn m√°s. El dolor le atraves√≥ el coraz√≥n y el alma, ella no pod√≠a pensar en otra cosa. Ante mis ojos hab√≠a una imagen de c√≥mo su √ļnico amor ahora es indiferente, acaricia y besa este brillo pintado.
Apenas conteniendo las lágrimas, Marina salió corriendo al balcón, ya que no había nadie allí.Se puso de pie y lloró, lágrimas amargas y saladas corrieron lentamente por sus mejillas y cayeron sobre sus manos, el dolor desapareció con ellas y una rabia fría llegó a su lugar. A Marina nunca le gustó sentir pena por ella misma, porque durante mucho tiempo se dio cuenta de que es mucho más fácil odiar que sufrir.
Y entonces oy√≥ que la puerta cruj√≠a suavemente, sin siquiera girar la cabeza, Marina supo que era √Čl.
Pero ahora que Marina quería verlo menos que nada, era demasiado mala y no quería que Alex viera sus lágrimas y sus ojos hinchados, su orgullo se apoderaba de ella.
- Marina, me perdonas por lo que pasó, debería haberte dicho, pero, al decir esto, Lyoshka no parecía en absoluto culpable. La misma mirada insolente, la justicia propia. - Pero ya sabes, no nos hemos encontrado.
Estas palabras, como un cuchillo, cortaron el alma.
- no se han reunido? - Ella no pudo encontrar las palabras - ¬ŅNo se han encontrado? Pero ¬Ņqu√© pasa con todas tus palabras, todos los besos?
- Mariha, vamos, porque a ti mismo no te importó, - Lyoshka se sentó en las barandillas del balcón
- ¬ŅNo me import√≥? - en su ira hervida, - si me usaste!
Y Marina le dio una bofetada en la cara. Lech no esperaba una huelga e instintivamente se echó hacia atrás, pero al no encontrar un soporte flotó sobre el suelo.Sus ojos se llenaron de horror, terror de la muerte. Un silencioso, ronco, más como un rugido de animales "Ayuda" salió de su garganta antes de que empezara a caer. Marina recordó una mano que extendió, tratando de agarrar algo, para no caer. Ella podía salvarlo fácilmente, solo era necesario darle una mano, ella podía ..., pero ella no lo hizo, no lo hizo. En ese momento, ella simplemente pensó en sus palabras: "¡A ti mismo no te importó!" Ella observó con una mirada aburrida mientras Lyoshka caía desde la altura del quinto piso, cómo su cabello revoloteaba y qué tan silenciosamente susurró: "para qué". O tal vez solo pensó que él le había susurrado, quizás inconscientemente lo odiaba tanto que estaba contenta por su muerte, por su inesperada venganza.
Al caer desde tal altura era simplemente imposible sobrevivir.
Posteriormente, los médicos diagnosticarán: "Fractura de la segunda cervical y séptima espinal ...". Y ahora Marina estaba como loca. Mirando obstinadamente el lugar donde se sentó Lyoshka hace un momento.
En el balcón venían unos cuantos borrachos.
- Oh, Marich, ¬Ņy d√≥nde est√° Leshka? ¬°Sali√≥ al balc√≥n detr√°s de ti!
Pero Marina dejó esta pregunta sin respuesta, simplemente no escuchó ni vio nada.Sus lívidos labios blancos sobre su cara pálida repetían todo:
"A ti mismo no te importó ... a sí mismo ..."
Los chicos tambi√©n se quedaron en silencio, no entendieron absolutamente nada. Pero finalmente, Marina lleg√≥ al significado de la pregunta. Ella hizo un esfuerzo y, volvi√©ndose hacia los ni√Īos, dijo:
"√Čl ... √©l est√° abajo".
- ¬ŅD√≥nde est√° el fondo? - pregunt√≥ el joven.
- Ah√≠ - y Marina se√Īal√≥ el asfalto debajo del balc√≥n.
El horror se apoderó de sus corazones y la mueca distorsionó las caras jóvenes. Alguien corrió, alguien gritó, alguien intentó aprender de Marina lo que había sucedido. Pero ella no escuchó ninguna palabra o sonido, no vio a nadie alrededor. Calientes lágrimas ardían de sus ojos y quemaban su cara.
* * *
Pasados ‚Äč‚Äčunos d√≠as, Marina no hablaba con casi nadie. Al principio, ella se neg√≥ a ir al funeral y finalmente lleg√≥. La madre de Leshka acaba de envejecer de dolor, incluso ese perro faldero llor√≥ en una fiesta. Pero los ojos de Marina permanecieron secos, llor√≥ todo lo que pudo, algunos se sorprendieron, otros no lo entendieron, porque casi todos sab√≠an de la relaci√≥n que hab√≠a entre Lyoshka y Marina. ¬°Oh, esa gente est√ļpida! Despu√©s de todo, no entend√≠an nada, sus corazones hip√≥critas crueles no pod√≠an entender lo que sent√≠a Marina.Es mucho m√°s f√°cil llorar que sufrir, sin signos de sufrimiento.
¬ŅQui√©n dijo eso? Oh s√≠, parece Lermontov. Marina mir√≥ el rostro de m√°rmol de la persona que amaba m√°s que a la vida, por primera vez. El coraz√≥n se rompi√≥ en pedazos, el alma quiso ser arrastrada de todas estas personas. ¬°Ella lo perdi√≥! Perdido para siempre! ¬°Lyosha ya no est√°! ¬°No m√°s amor! La vida brutal la aplast√≥.
"Sí, la vida mató a mi amor, arruinó mi vida", pensó Marina, de pie cerca de la tumba de su amada. Y solo los ángeles en el monumento la miraron imparcialmente. Están muy lejos del dolor, de las lágrimas, de la pérdida. Y Marina sollozaba, sus lágrimas se derramaban sobre la tumba, despejaban los recuerdos, traían recuerdos y amarguras. Marina estaba muriendo de amor perdido.
Y de repente estalló un grito. El grito de un alma herida de muerte, el grito de un corazón sacado del cofre, es diferente a cualquier grito.
El silencio de la noche ... Nada perturb√≥ el resto, solo estos terribles sollozos de ni√Īa.
Cruces y monumentos blancos, y sombras negras de ellos y de √°lamos; Los tonos blancos y negros son claramente visibles alrededor, y los √°rboles adormecidos se inclinan sobre las manchas blancas de la luz de la luna.
Un mundo diferente a cualquier otro es un mundo donde la luz de la luna es tan buena y suave,solo aquí su cuna, donde no hay vida, no está y no está, pero en cada rincón oscuro, en cada tumba tranquila, se siente la presencia del misterio ...
La figura oscura encorvada pone lirios blancos en dos tumbas, que se encuentran muy cerca.
Los labios susurran en voz baja una oración no a Dios y no a la Madre de Dios, sino al Amor ...
*17-07-2007 *8 597



Ver publicaciones sobre el tema:
El caso en la farmacia.
Mejor amigo
Ehh..laboff
Si te ofrecen en lugar de su vida, ¬Ņdar la tuya?
Sintiendo la bestialidad, ni siquiera quería levantarse e ir a trabajar, porque la vida no tenía sentido.
Anécdota sobre Marina
Teléfono Hooligan
Club de comedia (club de comedia)



Video: La Historia Más Triste Que Veras Hoy / /En Gacha Studio//-"Película "







Related News

Bourse explosió
Triciclo (Triciclo) Harley-Davidson
Repú
Cordó
Artillerí
Arte sutil para martillar
Lindos nuevos tipos de animales
Nuestro foro enciendo y apago la luz
La mujer rusa dice a qué